El emperador fiat est? desnudo

por | Ene 24, 2016 | Noticias, Opini?n

Una de las mejores cosas de Bitcoin es que, a trav?s de su reacci?n, descubre las inclinaciones colectivistas y totalitarias de aquellos que gustan de someter a los dem?s. S?, Bitcoin les quita la careta. Pero no s?lo a ellos. Tambi?n pone de manifiesto c?mo la gente de a pie no duda en asumir como ?nica moneda una sin ning?n valor intr?nseco y que adem?s es impuesta por decreto, y rechazan de plano cualquier otro medio de intercambio simplemente porque les parece antinatura. De hecho, una de las dos cosas que m?s me maravillan es que, por alguna extra?a raz?n, a la gente en general le gusta ser gobernada; la otra es c?mo hay tanta gente que, sin vivir a la sombra de un partido, va a votar convencida de que su voto va a mejorar su vida.

.
Y es que al haber nacido y vivido siempre bajo un sistema de banca central estamos inmersos en una burbuja de prejuicios sobre el dinero (si alguien nos observara desde siglos anteriores al XX, cuando se usaba dinero de verdad, no saldr?a de su asombro), prejuicios que tienen su origen en el cartalismo, una teor?a del dinero que damos por sentada porque s?. As?, el cartalismo o teor?a estatal sobre el dinero sostiene que el dinero es y s?lo puede ser una criatura estatal, bas?ndose en unas presunciones que rayan en lo rid?culo, a saber:

  • Dado que el comercio es posterior al Estado, ?ste tiene derecho a controlarlo y fiscalizarlo. Evidentemente, sin un planificador central que lo supervise todo, el comercio ser?a imposible.
  • Es por ello que, adem?s, el Estado (el soberano) es el ?nico con el privilegio de la emisi?n de moneda, y de someter a sus s?bditos a la inflaci?n y al se?oriaje. Los casos de Liberty Services, e-Gold y GoldMoney son por tanto meros intentos hippies de subvertir el orden natural de las cosas, y el hecho de que fueran forzados a cerrar es anecd?tico.
  • La redenci?n de la deuda del gobierno a trav?s de los impuestos es la ley b?sica de acu?aci?n y de cualquier tipo de emisi?n de ?dinero? gubernamental en cualquiera de sus formas. Vamos, que cualquier gobierno puede endeudarse tanto como est?n dispuestos a prestarles los mercados, que siempre habr? s?bditos que los paguen en una moneda devaluada con m?s impuestos. Los ahorros, las pensiones p?blicas y la econom?a en general quedan as? colectivizados, a merced de una ?lite que, por supuesto, vela por nuestro bienestar.
  • Bitcoin echa por tierra esas ideas preconcebidas que tienen los estatistas sobre el dinero, dejando en evidencia las fotocopias que estamos forzados a usar hoy (?no es c?mico que el bitcoin sea actualmente la unidad monetaria m?s cara que hay, con permiso de la onza de oro?).

.

En su?art?culo en la revista Forbes, el inversor de capital riesgo Jon Matonis expon?a estas ideas atacando a Paul Krugman, un premio Nobel de econom?a muy conocido por sus curiosas propuestas para salir de las recesiones.

.

El emperador fiat est? desnudo

Una pieza de Paul Krugman en el New York Times de esta semana critica bitcoin por ser antisocial y por no tener una oferta controlada por el Estado, al tiempo que admira su poderoso car?cter abstracto.
Como un secuaz c?mplice de la apropiaci?n estatal de la unidad monetaria, Krugman perpet?a el mito de la ?Teor?a estatal del dinero? de que el poder del soberano para recaudar impuestos y declarar curso legal imbuye definitivamente a una moneda con valor.
Si bien esto puede ser una raz?n para adquirir una cierta cantidad de moneda fiat del gobierno, su valor es uno transitorio ya que al final estar? basada en la ilusi?n sancionada por el Estado.?Cualquiera que haya visitado un rastrillo un fin de semana se ha habr? reparado en los escaparates de los coleccionistas de monedas y divisas antiguas, repletos de experimentos pasados con moneda fiat nacional. Esos billetes en papel tambi?n fueron en su d?a valorados por algo.

No queremos un patr?n monetario pr?stino y al margen de la flaqueza humana tal como dice Krugman. Queremos libertad en el patr?n monetario, al margen del proceso pol?tico.

Seg?n el mundo de Krugman, la administraci?n centralizada de la oferta monetaria es preferible al resultado basado en el mercado ya que los economistas acad?micamente informados servir?n los mejores intereses de la econom?a en su conjunto. Sin embargo, nuestros se?ores monetarios no poseen un conocimiento especial o salsa secreta que justifique su control dictatorial sobre el dinero, no m?s que lo que justificar?a un control dictatorial sobre el mercado de las bebidas de soda o la comida para perros. La confianza en las matem?ticas triunfa sobre la confianza en los banqueros centrales.
La cuesti?n del control pol?tico sobre el sistema monetario es la mayor prueba de fuego para descubrir a aquellos que pretenden el control sobre los dem?s. Frecuentemente se cubrir? con t?rminos como pleno empleo, estabilidad de precios, est?mulos temporales, flexibilizaci?n cuantitativa y crecimiento econ?mico, pero la manipulaci?n de la oferta monetaria s?lo sirve para favorecer a los emisores de esa unidad monetaria particular.

El dinero tiene mucho en com?n con la religi?n. A un cierto nivel, requiere de un gran acto de fe. S?, una fe en el oro tambi?n requiere de esto, ya que el valor no monetario asignado al oro no es probablemente mayor de un 5% de su valor de mercado. Sin embargo, esto es tambi?n algo que hace a bitcoin el dinero social por antonomasia, ya que su valor ?nicamente requiere de los dem?s, no de la ley. El dinero ya es la cosa m?s viral del planeta y el efecto red refuerza esto exponencialmente.

Krugman realmente se esfuerza en afirmar que bitcoin es antisocial porque cita al economista Paul Samuelson, que una vez declar? que el dinero es una ?treta social?, no algo que est? fuera de la sociedad. Samuelson est? completamente en lo cierto en ese punto y bitcoin reside firmemente dentro de la sociedad. Nadie tiene el derecho de cuestionar por qu? algunos ven valor en bitcoin y otros no, ya que todo valor es subjetivo. La raz?n fundamental para asignar valor a bitcoin es tan variada como el tejido humano mismo.

En este contexto, la sociedad puede ser definida como aquellos usuarios mutuos dispuestos a llegar a un acuerdo sobre el medio de intercambio y la reserva de valor. Como bitcoin, igual que Internet, no reconoce fronteras pol?ticas, Krugman se resiste a ver la unidad monetaria global como algo social. Krugman ve la sociedad ?nicamente como una multitud de feudos agregados donde ?l es el querido sastre del emperador.
Sin embargo, de la misma forma que el ni?o no contaminado del cuento de Hans Christian Andersen, algunos de nosotros estamos empezando a darnos cuenta. No es s?lo la ilusi?n misma lo que tanto ofende nuestras sensibilidades, sino la noci?n de que no se permitir? una ilusi?n competitiva. Si una ilusi?n de libre mercado voluntariamente acordada de abajo arriba es temida de forma tan desesperada, entonces los protectores de la ilusi?n sancionada por el Estado no deben tener el m?s benevolente de los motivos para nosotros los plebeyos.

Yo no s? vosotros, pero por mi parte me voy a levantar y exclamar: ??el emperador fiat est? desnudo!?.

?Qu? pasar?a si m?s de los nuestros lo hicieran?

Bitcoin Investors Trust
Ay?danos a ofrecerte mejor informaci?n cada d?a con una donaci?n

Nuestra direcci?n de Bitcoin para donaciones es:

1E42L5GAoqv2eAizMKGeUeMFQiG365ziq3 ?

Tip_qr

Ay?danos a ofrecerte mejor informaci?n cada d?a con una donaci?n

Nuestra direcci?n de Bitcoin para donaciones es:

1E42L5GAoqv2eAizMKGeUeMFQiG365ziq3 ?

Tip_qr

El emperador fiat est? desnudo

por Doc Hartford tiempo de lectura: 5 min
0